Mi coño

  Con la lengua recogió la última gota de placer que recorría mi sexo. Me recliné hacia atrás apoyándome en mis manos y casi instintivamente cerré las piernas mientras suspiraba y dejaba caer mi cabeza. Me cogió las rodillas con las manos y volvió a abrirme las piernas. Se quedó mirando embelesado mi entrepierna, su…