Masturbación 3ª parte: Asiduidad

IMG_20181120_213007

Hay muchos aspectos en nuestra vida, en el día a día, que tienen que ver con la asiduidad con la que nos masturbamos. Es un tema complejo que implica muchos otros campos a parte de la propia sexualidad. El tiempo libre del que disponemos, nuestro entorno, las cargas emocionales  y sociales que acarreamos, pero sobre todo, el estado anímico. Éste, juega un papel de suma importancia en lo que a la masturbación se refiere. Así, cuando nos sentimos bien con nosotras mismas y todo está más o menos en orden tendemos a masturbarnos más y a la inversa.

“Hay temporadas que me tiro 6 meses que me masturbo de una a cuatro veces diarias y luego paso un par de años que no me hace falta y lo hago de higos a peras. Luego paso una época que me masturbo a diario pero solo una vez y si no me acuerdo no pasa nada. Ha ido variando mucho dependiendo de mi momento vital de como estoy yo si estoy bien o no. También depende de si me gusta alguien o no, si estoy recién emparejada o no, si estoy teniendo sexo o no… osea que hay muchas cosas ahí juntas haciendo trabajos”

“ Hay veces que me masturbo de mes en mes y otras varias veces al día. Tiene que ver mucho con mi estado de ánimo.”

Una manera de enfocarlo y apreciar estos cambios sería basárnos en lo que el cuerpo nos diga.  Tratar de escuchar tu cuerpo y lo que éste te pida en el momento que te lo pida puede ser una buena guía para entender cómo vivimos la masturbación cada una de nosotras; ya que el cuerpo es sabio, reacciona y demanda en base a lo que necesita, lo que estás viviendo y cómo en este momento determinado de tu vida. Un buen ejemplo sería el caso de que, para muchas de nosotras, el deseo sexual aumenta con la ovulación o incluso durante el sangrado.

“No hay una variable que pueda controlar más allá de: estoy ovulando, ergo siento más deseo sexual.”

 

Existen varios estudios que demuestran que la masturbación ayuda a reducir los dolores menstruales ya que los orgasmos liberan hormonas tales como las endorfinas, la dopamina y la oxitocina que ayudan a reducir el dolor y por tanto contribuyen a la relajación; que a su vez reduce los niveles de cortisol y calma el sistema nervioso.

 

Uno de los factores (junto con el estado anímico) determinantes a la hora de masturbarnos y de la asiduidad con la que lo hacemos, es que muchas mujeres conciben aún la masturbación como un acto a realizar única y exclusivamente en pareja.  Es más, lo ven como precalentamiento o juego preliminar a la penetración y no como un acto sexual en sí. Algunas incluso comentan que no llegan a correrse en ese caso.

Aunque hay bastante cuórum en el hecho de que los orgasmos a solas no tienen mucho que ver con los orgasmos en pareja; si lo hacen solas es en contadas ocasiones o cuando están solteras y no tienen sexo en pareja. Y el motivo es más para liberar tensión, como  un mecanismo para des estresarse y por lo tanto no se exploran toda su capacidad orgásmica, si no que se quedan con la parte más física que tiene que ver con la liberación hormonal que comentábamos antes.

“Ahora lo hago poco, unas 2 veces al mes si puedo pero mas que nada porque también lo hago con mi pareja”

“Actualmente pues igual no se si es porque  tengo pareja ( aunque tampoco es en plan si tengo pareja no lo necesito, no!) solo que no me llama tanto, no se me va la mano al chocho para tocarme, no sé, estoy bien. Si que de tanto en cuanto, una vez a la semana o días que vas muy cachonda digo ay mira, estoy sola mirando una película y me pongo al lío pero supongo que el hecho de estar en pareja y estar satisfecha hace que mi cuerpo no me lo pida tanto.”

Muchas mujeres a día de hoy, siguen sintiendo  un gran tabú a la hora de hablarlo y aunque admiten hacerlo, la finalidad es más , como decía anteriormente, la de liberar tensión, o usarlo como efecto “dormidina”.  Aún así, admiten que les gustaría tener una relación mas sana con su sexo pero no saben como. Existe una gran dualidad entre considerar el sexo como algo sano y hermoso y el no saber dárnoslo o sentir cierta vergüenza o culpabilidad por querer hacerlo.

“He tenido una evolución bastante incómoda pero ya estoy en un punto que me parece bastante sano y  cómodo. He ido conociendo cosas que me ponen en un lugar en que masturbarme me resulta más agradable, más cómodo.”

“He disfrutado muchísimo, muchísimo masturbándome, sobre todo sola pero tambien con otras personas. Pero también había siempre un lado oscuro a todo ese placer…”

“Sabia que tenía que hacer algo pero no sabía el que, entonces hice cosas y no fue una experiencia que me encantara. De hecho, tardé varios años en volver a hacerlo por que no me corrí tampoco. No sé, era raro estaba muy pendiente de mi familia, me sentía medio mal no sé”

 

Por otro lado las mujeres que no experimentan esta vergüenza admiten masturbarse a diario o práctiacamente a diario y lo conciben como un momento muy íntimo de amor y cariño aunque sigue teniendo ese aspecto desahogo y funcionalidad.

“Diría que me masturbo casi a diario, no pierdes mucho tiempo y es algo fácil de hacer, si tuviera que complicarme un poco la vida para hacerlo pues quizás cada día no, pero me gusta hacerlo siempre una vez al dia normalmente.”

“Cuando me masturbo sola es mi momento, es cuando entro completamente en conexión con mi cuerpo y con mi yo misma.”

 

¿Y tú, cada cuánto conectas contigo misma?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s